Juguetes eróticos,Vibradores,Vibradores para parejas,Consoladores,Estimuladores,Bombas seno y vaginales,Juguetes anales,Bolas vaginales, Anillos, extensiones, fundas,Arneses,Bombas para pene,Kits eróticos,Masaje de próstata,Masturbadores para hombre,Muñecas hinchables,Accesorios y pilas, Lubricantes,Lubricante vaginal,Lubricante anal,Lubricantes orales,Lubricantes estimulantes,Preservativos,Lencería erótica,Bodystockings,Conjuntos eróticos mujer,Farmacia erótica,Aceites para masaje,Erección y libido estimulantes,Higiene,Mejor sexo para hombres,Mejor sexo para mujeres,Mejor sexo para parejas,Pheromonas,Pruebas de embarazo,Sprays y cremas retardantes,Alargamiento de pene,Tampones,Fetish, BDSM,Accesorios,Antifaz erótico,Ataduras manos y pies,Azotadores y paletas,Capuchas y mascaras,Collares y correas eróticas,Kits de ataduras,Mordaza bucal

Juguetes sexuales por internet, tienda de lencería, EroPrime los mejores precios! Garantizado! Paga en efectivo cuando recibas los productos

Relatos Eróticos - Mi primer masaje lésbico

Recibimos una invitación todos los integrantes de la oficina para apuntarnos de manera voluntaria a una convivencia de fin de semana para afianzar los lazos entre los compañeros compartiendo casa y realizando actividades diversas al aire libre. Nos pedía el email confirmación para proceder al sorteo para compartir habitaciones con colegas del mismo sexo. No lo dude un instante, seguro que sería muy divertido y, además, no tenía ningún plan previsto para esos días. Poco antes de concluir la jornada nos convocaron en la sala de reuniones a los que nos habíamos apuntado para sacar papelitos de dos cajas, una con los nombres de la mitad de las chicas y la otra con los de mitad de los chicos. A mi no me tocó coger ninguno; pero mi nombre estaba incluido en la selección. Cuando le llegó el turno a la chica rubia de ojos verdes, cogió uno, lo abrió y a continuación, me miró con una gran sonrisa. No me lo podía creer, me había tocado con aquel bombón de ropa ceñida, con la que tenía relaciones lésbicas en mi mente con mis juguetitos eróticos.

Llegó la mañana del sábado, me pegué un buen madrugón y me vi con todos los participantes en el lugar acordado para coger el autobús. Tras una hora y algo de trayecto con risas y canciones de la infancia, llegamos al destino donde nos esperaban algunos jefes y los organizadores de todo aquello. Desayunamos y nos pusimos al lío con todo lo preparado para la mañana, algo de senderismo y un buen rato jugando al paintball. Luego un picnic y por la tarde más senderismo y tirolina. Llegamos a la casa rural casi anocheciendo y yo me quedé un rato en el porche hablando con unas compañeras.

Cuando subí a la habitación compartida, abrí la puerta y la luz era tenue, proveniente de varias velas distribuidas por toda la habitación, el aroma era a vainilla y sonaba música relajante. Incluso reculé, para asegurarme que eran mi nombre y el de Natalia los que estaban escritos en el cartelito que colgaba del pomo de la puerta. Entré y desde el baño salió a mi encuentro mi compañera, con una batita minúscula con estampado de leopardo y andando descalza; era la primera vez que la veía con el cabello suelto y estaba francamente preciosa y apetecible.

-Perdona, no sé si interrumpo algo, quizás he venido en mal momento -. Le dije algo tímida.

-No, tranquila, hemos tenido un día agotador y he querido preparar un ambiente relajado para darte un masaje, ¡seguro que te va a sentar genial!

Caí en la cuenta que sobre una de las camas había una toalla extendida y otra como un rollo a modo de almohada. Me facilitó un albornoz indicándome que entrara al baño y me quitara la ropa. Cerré la puerta y me invadieron los nervios, jamás había estado con una chica, bueno, menos en mi cabeza y no sabía si ella se limitaría al masaje; pero me moría de ganas por poder cumplir una fantasía reciente y recurrente. Me desnudé y aseé por lo que pudiera pasar. Salí y me acerqué, ella estaba esperándome sentada en el pico de la cama.

-Túmbate boca arriba, cierra los ojos y déjate llevar -.

Así lo hice, me subí a la cama y me tumbé. Oí con un susurro -Tranquila, olvídate de todo y no pienses en nada -. Y sentí como abría el albornoz dejando mi cuerpo desnudo. -Separa las piernas -. Y se situó de rodillas entre mis muslos, justo delante de mis genitales, desabrochándose la minúscula bata y quedándose, al igual que yo, completamente desnuda. El rubor apareció en mi cara acompañado de una risa floja e inquieta, me notaba muy tensa por la situación -Respira profundamente, yo te acompaño, así, lenta y profundamente, relájate -. Cogió un pequeño bote de aceite y puso una pizca en sus manos, frotando sus palmas antes de posarlas sobre mi piel. Pasó sus manos suavemente por mis pies, masajeando cada dedo, las plantas, luego los tobillos, las piernas, muslos, subiendo por mis caderas, abdomen y senos, apoyando a su vez los suyos contra mí, rozándome con sus pezones duros a medida que iba desplazándose hacia arriba buscando mis hombros y cuello, todo con mucha delicadeza y sensualidad y con nuestras respiraciones profundas al mismo tiempo. Noté como el deseo se adueñaba de mí cuando, de nuevo en un susurro, me pidió que abriera los ojos y mantuviera mi mirada fija en la suya. En ese momento su boca estaba tan cerca de la mía que me incorporé un poco y tiré de su cabeza hacia mí dándole un beso, se apartó unos centímetros y regresó para besarnos más apasionadamente entrelazando nuestras lenguas, mordiendo y lamiendo nuestros labios. Pasados unos segundos en los que nos calentamos al máximo ambas, se despegó de mi boca y volvió muy lentamente, sin dejar de rozar su piel contra la mía, hacia su posición inicial de rodillas entre mis muslos. Tomando algo más de aceite en sus manos y con sus dedos puso un poco sobre mi pubis y mis labios externos, comenzando a masajear estos con sus dedos índice y pulgar, deslizándolos de arriba-abajo con una ligera presión y sin prisas. Luego hizo lo mismo en los labios menores, recorriéndolos a lo largo muy despacio, intensificando mi excitación. -Acaríciate los pechos y sigue sin apartar la mirada de la mía -. Yo obedecía dejándome llevar y saboreando cada sensación. A continuación, puso un dedo sobre mi clítoris. Movió la punta de su dedo haciendo círculos en un sentido y luego en el otro, dándome golpecitos de vez en cuando. Lo tomó con dos dedos pellizcándolo durante unos segundos, provocándome una sacudida de placer muy intensa. Lo soltó y buscó la entrada de mi vagina, introduciendo un par de dedos explorando mi interior, noté como los doblaba posándolos en mi punto G, con sus yemas realizaba movimientos hacia delante-atrás, hacia los lados o en círculos, variando la velocidad y la presión, con mucha calma y volcada en interpretar cada una de mis reacciones. Se reclinó y volvió a estimular el clítoris, esta vez con su lengua, centrándose en ambos puntos a la vez, yo apretando mis senos, relamiéndome y sin poder mantener más la mirada fija en Natalia, emitiendo gemidos cada vez más altos. Me dio su batita para que la mordiera y así evitar ser escuchada por todos los compañeros en la casa. Cerré los ojos y gocé cada segundo, captando y masticando cada sensación, apretó algo más sus dedos desde dentro y aceleró sus lamidas sobre el clítoris, conectando ambas partes, contrayendo mis músculos y brindándome un orgasmo hondo y profundo, con convulsiones de placer y con mis gritos tapados por la tela de estampado de leopardo.

Al terminar Natalia se tumbó junto a mí, rodeándome con su brazo, quedando ambas figuras desnudas pegadas, yo exhausta y ella satisfecha por haberme hecho gozar de esa manera. Fue una experiencia inolvidable y única, que espero poder volver repetir junto a ella.

Mar Gómez
Notice: Undefined offset: 0 in /home/www/eroprime.es/catalog/controller/common/column_left.php on line 147

Notice: Trying to get property of non-object in /home/www/eroprime.es/catalog/controller/common/column_left.php on line 147

Notice: Undefined offset: 0 in /home/www/eroprime.es/catalog/controller/common/column_left.php on line 151

Notice: Trying to get property of non-object in /home/www/eroprime.es/catalog/controller/common/column_left.php on line 151

Notice: Undefined offset: 0 in /home/www/eroprime.es/catalog/controller/common/column_left.php on line 158

Notice: Trying to get property of non-object in /home/www/eroprime.es/catalog/controller/common/column_left.php on line 158

Faltan sólo para envío gratis